21 días usando Peach

Dicen los profesores que dar clase es un trabajo gratificante porque siempre aprendes algo de los alumnos. Pues bien, yo soy profesora de Marketing digital y Community management en la escuela de negocios CEREM, y hoy dedico este post a una red social que descubrí gracias a un alumno: Peach. No la conocía, investigué en Google qué ofrecía y ahora, 21 días después de instalarla en mi smartphone, quiero compartir mi experiencia con vosotros.

peach cool

Cuando busqué Peach en Google, los resultados prometían: es “la nueva red social de la que todo el mundo habla”. ¡¡Tenía que probarla!! Pero lamentablemente, por aquel entonces sólo estaba disponible para iPhone.

búsqueda peach

Hacía mucho tiempo que no me ocurría algo así: que me quisiera descargar una aplicación que sólo estaba disponible para iPhone. Recuerdo que me ocurrió hace años con Zite, que estaba disponible para iPad pero no para iPhones. ¡Cuántos meses tuve que esperar hasta poder descargármela! Pues bien, como ahora tengo un Android y no podía descargarme Peach, tuve que conformarme con leer las noticias que se habían publicado hablando de todas sus posibilidades.

Entre tanto, hice el clásico “trabajo de campo”, preguntando a usuarios de iPhone si la tenían instalada… pero no, nadie en mi entorno la tenía descargada ni sabía de su existencia. ¡No me lo podía creer!

¿Qué es Peach?

Os preguntaréis ¿pero qué ofrece Peach que sea tan apetecible? Como habéis visto en la imagen, se definen así: “Peach es una manera divertida y sencilla de mantenerse al día con tus amigos y ser uno mismo”. Una idea que ha impulsado Dom Hofmann, uno de los creadores de Vine, y de la que se dice que es la nueva red social de moda en EEUU, que “ha sumado miles de descargas en cuestión de horas y amenaza con convertirse en la alternativa definitiva a Vine, Periscope o Snapchat“. Por si esto fuera poco, Peach “mezcla conceptos de Facebook, Twitter, Whatsapp” y otras redes sociales. ¡¡¡Quería probarla, lo necesitaba!!!

Peach, disponible para Android

peach google play solsolsolillo

 

Por fin llegó el ansiado día: a través de @davidJGB me enteré de que estaba disponible para Android. Así que fui corriendo a Google Play… tan rápido tan rápido que me costó encontrarla, porque cuando la descargué, llevaba 10 descargas (ahora lleva 10-50.000 descargas en Google Play). ¡Increíble!

 

Así que comencé a utilizarla y…

¿Qué se hace en Peach, para qué sirve?

El éxito de Peach radica en lo que llaman “Palabras mágicas“: cuando estás escribiendo determinadas keywords, Peach realiza acciones relacionadas con esa palabra. Por ejemplo, si escribes “draw”, abre un lienzo en blanco en el que puedes dibujar. Si escribes “gif” accedes a un buscador de GIFs de Giphy (esta opción era especialmente novedosa… hasta que Twitter también lo incluyó!), si escribes “time” se publica la previsión meteorológica en tu ubicación, o incluso si escribes “song” a través del micrófono identifica la canción que está sonando, como Shazam.

Peach prometía una interacción divertida y sorprendente con el usuario…

qué es peach

… y efectivamente, al principio fue divertido. Comencé a publicar, a escribir las palabras mágicas que realmente son sorprendentes… si las sabes escribir. O si vas probando letra a letra a ver si te da la opción de comenzar a escribir alguna palabra mágica. Porque ahí llegó mi primera decepción: ¡no me sabía las palabras mágicas! Necesitaba un diccionario y, por suerte, lo encontré en su página web.

peach magic words dictionary

Una vez me había familiarizado con la aplicación, quise interactuar con algunos de los contactos que tenía. Pero ahí llegó mi segunda decepción: sólo sincroniza los contactos de la agenda del teléfono, lo que me dificultaba encontrar contactos que tengo en otras redes sociales. Y de toda la agenda, sólo me localizó a dos personas. Fail.

Enviada la solicitud de amistad (ambos eran perfiles privados), me puse a buscar marcas que ya estuvieran utilizando Peach, y encontré a MTV, The Huffington Post o General Electric, por poner ejemplos. Y entonces llegó mi tercer chasco: para ver lo que publicaban, tenía que entrar en sus perfiles. Uno por uno. Es decir: no existe un timeline en el que veas lo que publican tus contactos, sino que tienes que ir entrando uno por uno en cada perfil. Fail!

Como es la única opción, fui entrando en sus perfiles. Como en otras redes sociales, puedes marcar con “me gusta” (un corazón) las publicaciones, comentarlas o compartirlas en tu perfil o fuera de Peach (Whatsapp, email, Snapchat, Facebook, etc etc etc).

envíos peach

Y, por último, ¿os acordáis de los zumbidos de Messenger, o de los toques de Facebook? Pues Peach tiene algo parecido, varios emoticonos que puedes enviar a tus amigos para hacerles saber que estás pensando en ellos. Pero ojo a las opciones, que van desde el clásico saludo, hasta el número 100 (¿para qué?…), meterles un dedo en la nariz (really?), ponerle un anillo (¿eso no sería para un momento único, con una persona especial?) o enviarles un símbolo de “check”.

Este fue mi cuarto chasco, no sólo no veía sentido a muchos de los emoticonos que podía enviar, sino que además cuando lo envías, esa persona te devuelve (o no) otro, y tú puedes replicar con otro más… y así hasta que os aburráis (tampoco hay tanta variedad), no hay más posibilidad de interacción ni conversación.

Total, que sí, os he engañado con el titular: hace 21 días que instalé Peach en mi smartphone, pero apenas lo he utilizado 3 veces. Eso sí, ahora tengo 4 amigos a los que puedo tocar la nariz con el dedo. Quizás me equivoque y se convierta en la red social de moda, pero con las altas expectativas que tenía, me ha decepcionado bastante. El tiempo dirá qué ocurre con Peach.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Email this to someone

2 pensamientos en “21 días usando Peach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *